SI la vida fuera sólo comprar cosas nadie pagaría un euro por vivir estas experiencias.