Con las redes sociales cambia la forma de vender, promocionar y comunicar. Las marcas van comprendiendo que la era del “impacto y la interrupción” se acabó. Ya no es efectiva. Por lo que tienen que adaptar sus estrategias a las nuevas reglas: atraer, seducir, conectar, conversar y entretener al consumidor. Apelando al significado, tendiendo la mano en una conversación en la que los valores de los consumidores se vean reflejados. Sin nombrar casi el producto. No es lo que produces, es lo que dices y haces a través de él. Hoy les dejamos un caso que nos gustó mucho.

Desde las primeras tomas se puede pensar que el anuncio es de coches, sin embargo el objetivo es diferente. Johnny Walker se suma a las marcas de bebidas alcohólicas que  busca la conexión emocional con el cliente a través de la responsabilidad. El claim es “#I’m not driving” y busca el compromiso de sus clientes; si vas a beber no conduzcas. El anuncio reconstruye un Vodafone McLaren Mercedes con copas de cristal, una metáfora visual para aludir a la fragilidad.  Cuenta además  con el apoyo del piloto Mika Häkkinen, que también es embajador de la marca. Una inteligente estrategia, una elegante puesta en escena y un embajador.  Una nueva Era en marketing, branding y promoción.