En los años 90 el guionista Todd Alcott escribió un inspirador poema sobre la influencia de la televisión en los consumidores,  usando el lenguaje predominante del medio: yo-yo-mi-mi.  Hoy, 20 años después, demasiadas marcas siguen enganchadas a este tipo de comunicación: el monólogo. Pero todo ha cambiado tanto que la gente ya no quiere mirar, ni escuchar monólogos sin interés ni atractivo. La gente busca conexión, diálogo, entendimiento y esa sensación de estar en casa. Tu marca….¿qué dice, y por qué? …..y a quién le importa?

Encontramos el lenguaje  de tu marca y lo traducimos en experiencias memorables para tus clientes. Creamos la conexión.