La transparencia en los negocios es un valor en alza. Le guste o no a las empresas es una demanda cada vez más fuerte  y más extendida. Los consumidores quieren, exigen saber qué hay detrás de los productos y servicios que consumen.  Y deciden seguir comprando o no en base a lo que encuentren detrás de la escena.  El producto más cool, trendy, exitoso y deseado se puede convertir en  maldito con una sola imagen  o declaración que deje al descubierto la cara oculta del cómo, quién y en qué condiciones se hace el producto o se entrega el servicio. Todas las empresas están sometidas hoy al ojo crítico de los consumidores. Cada vez más informados, cada vez más exigentes y cada vez menos dispuestos a dejar pasar contradicciones o incoherencias entre lo que una Marca dice y lo que hace.

Las empresas tendrán que aprender y adaptarse a las nuevas exigencias si quieren sobrevivir y liderar. Ser conscientes de lo que prometen, de lo que la gente espera y de lo que cumplen.

 

Mc.Donalds y el caso “Pink goop-pink slime” es uno de muchos otros. Pero vamos a él porque acaba de cobrar relevancia en estos días.  En 2010 se publica una imagen de lo que se conoce como  “pink goop/slime” en www.fooducate.com.

mechanically-separated-chicken-wiki

Esta pasta según fooducate es la base con la que se hacen los nuggets.  La imagen se hizo viral rápidamente. Cuatro años después, Mc.Donalds responde con este video. En el que muestra las instalaciones en donde se hacen los nuggets y explica el proceso.  Un pequeño detalle, no se permiten los comentarios…Es transparencia, pero con control.Y después de tanto tiempo…

Si la transparencia es importante en todos los sectores, es crítica en el de la alimentación. En  relación a la transparencia no importa lo que digas, sino lo que hagas. Y la velocidad de reacción es crítica. Qué opináis?