Nos gustan los proyectos en que el producto o servicio se hace desde el conocimiento, trabajo, profesionalidad y pasión. Y nos encantan las tiendas que hacen un esfuerzo por hacer más fácil y placentera la experiencia de comprar en ellas. Que prestan atención a lo que los clientes necesitan o desean.

Y como nos gustan, los ponemos en nuestro escaparate. Hoy le toca a “LaBulanxerí”. Una panadería en Santiago de Compostela. Que bebe de la cultura panadera francesa, pero tiene  alma gallega, como a ellos mismos les gusta decir. Conozco a Jacques Isaac, las manos y el corazón de La Bulanxerí, y eso hace que no me sorprenda el cuidado de los detalles más delicados. Hemos sido con mi familia testigos ( y afortunados “catadores” hasta que la celíaquia tomo el hogar) del trabajo sin descanso de Jacques hasta encontrar el “punto” exacto, la fórmula precisa. En panes y bollos. Trabajo puro, pasión infinita y nada al azar.

Pero La Bulanxerí es más que sus panes. Es todo el concepto que la alimenta. Entrar y no encontrar un límite entre el “obradoiro” y el despacho del pan, nos hace sentir que entramos a una casa, al corazón de una casa: la cocina. La casa de los panes con alma. Sin otro adorno que lo que allí se hace con mimo y conocimiento: panes y bollos. Esencia pura. Los panes que saben a pan, un lujo en estos días.

Y en esta última semana un detalle más para terminar de enamorarnos: en su puerta un espacio diseñado para nuestros “amigos peludos” (La Bulanxerí dixit). Un parking para mascotas. Ideal y necesario. Esto nos reafirma en lo que repetimos machaconamente, en la Experiencia del Cliente un detalle puede hacer un GRAN DIFERENCIA. Más fotos aquí en su Facebook, y no nos hacemos responsables si te entran unas ganas locas de comer todo!!!

Enhorabuena a LaBulanxerí, por sus panes y por la experiencia que ofrecen a sus clientes, incluso a los peludos….

1272543_361953107269586_1357293991_o