No está mal que tu estrategia sea ser barato, pero para tener éxito tienes que asegurarte de ser el más barato. Si no puedes, es mejor que empieces a buscar otras fórmulas de diferenciación, de aportar más valor en tu propuesta de negocio.

Qué abre la puerta para precios más altos y obtener márgenes superiores? Una experiencia del cliente libre de problemas, diseñada para ofrecer al cliente un camino libre de obstáculos a la hora de cumplir sus objetivos en la relación con la marca.

En recientes estudios que se hicieron preguntando a clientes sobre su grado de satisfacción con los precios de su proveedor, se confirmó que existe una fuerte relación entre los problemas que se experimenten a lo largo de la Experiencia con la Marca y la sensibilidad con el precio. En el sector bancario, por ejemplo, sólo un 10% de los clientes no se mostraron satisfechos con el precio aún sin haber tenido una mala Experiencia del Cliente. El porcentaje se dispara a 22% si la Experiencia del Cliente no es satisfactoria. Datos muy parecidos se revelaron en el caso de las aerolíneas. Cuando los clientes reciben una mala Experiencia, típicamente dicen: Pagando lo que pago, esto no debería pasar”. Hay una sensibilidad clara y lógica al precio. Cuando reciben una Experiencia memorable: “ Son realmente caros, pero merece la pena”.
Qué dicen tus clientes?